Patrimonio

La ermita de Nuestra Señora de los Antolines, a unos seis kilómetros del pueblo, es un edificio muy pequeño de mampostería, con refuerzos de sillería. La nave se divide en tres tramos de arcos apuntados que se apoyan en pilares cuadrados. Su interior está presidido por un retablo barroco donde se encuentra la imagen de la Virgen de los Antolines, una pieza de madera policromada del siglo XIV que representa la imagen de la Virgen de pie, con el...
Iglesia del Cristo de las Batallas
Se trata de una edificación del siglo XVI, de mampostería y granito, de cabecera recta, cubierta con bóveda de aristas y portada de medio punto rebajado.
Iglesia Parroquial de San Pedro
Entre otros monumentos sobresale la iglesia parroquial de San Pedro, construida en los siglos XVI Y XVII. El material constructivo empleado para la misma es la mampostería y el granito. Consta de una nave, la cual se divide transversalmente mediante cuatro arcos, algunos de ellos ligeramente apuntados. El templo remata con cabecera recta y en los pies cuenta con un coro a diferente altura, creando así un primer piso. Lo más destacable es su...
Se trata de una talla de madera policromada, la cual está vestida con su correspondiente manto. La imagen está elevada sobre una especie de miriñaque, constituidos por cuatro listones ligneos atornillados a su cuerpo y apoyados en un basamento circular. María está de pie, sujeta a su hijo con la mano izquierda y lleva una fruta esférica de color verde, en la derecha. Calza zapatos puntiagudos, cosa típica de la imaginería más arcaica.
"La Quesera del Moro" se encuentra al suroeste del Municipio. Se trata de una roca de pizarra en la que se han tallado tres cubiertas circulares a distintos niveles, unidas entre ellas por una especie de canal que permite el paso de cualquier líquido. Las paredes de estas cubetas se encuentran actualmente muy deterioradas. La tradición popular la presenta como una obra de los moros para la fabricación del queso.